El Chiquero

En vez de fé, fuerza.

Uno se cae, se levanta y lo vuelve a intentar… tarde o temprano lo consigue. Esta es una de las primeras verdades que aprendemos, casi inconscientemente, los que patinamos. Otra de las cosas que aprendimos, a fuerza de golpes, los de mi generación y los que vinieron antes, es que nadie te regala nada, al contrario, si pueden te quitan lo que ya tenés.

En estos tiempos de revoleo de skateparks públicos, inauguraciones con globos, música dubstep, lcds por todos lados y algún otro cotillón innecesario, es importante no olvidar que lo único que podemos llamar “nuestro” es algo que hayamos hecho con nuestras propias manos y a nuestra manera.

No estoy en contra de aceptar y usar lo que nos es dado, todo lo contrario…

Pero si en un principio nos sentimos atraídos al skate por la simple razón de que nadie nos decía dónde, qué, ni cómo teníamos que hacer las cosas, siento necesario pedir que no traicionemos a ese que fuimos y sigamos haciendo nuestras propias cosas sin esperar que alguien nos “organice” o “regale” algo.

Es sabido que una imágen vale más que mil palabras y más si son 10 minutos de video,
con ustedes el señor Pontus Alv y los dos años de Savanna Side.

D.I.Y. !