Memoria Obligatoria

Josh Kalis – Heavy Metal (1995)

Heavy Metal vió la luz en 1995. Fue el segundo video de Toy Machine, con partes de:  Ed Templeton, Jamie Thomas, Panama Dan, Satva Leung y Josh Kalis.

Algunos más jóvenes o algo despistados pensarán… ¡¿JOSH KALIS?! Sí, el mismísimo.
Para mi vida como skater este video fue increíble, hasta el momento de llegar a tenerlo los únicos videos yankees que había visto eran el VIRTUAL REALITY y el SECOND HAND SMOKE de Plan B (ya dedicaré un post a eso). Corría Octubre del ’95 y mi hno Mario (que en ese momento patinaba conmigo) cumplía años. Hacia la Bond Street fuí por su regalo, más precisamente a ONE LOVE. Y bendito sea en toda su experiencia, Mariano Amilcar Gonzales, me recomendó especialmente este video. “Este video les va a encantar” me dijo, y mierda que sabía de lo que hablaba. A partir de ahí lo dimos vuelta como una media, creo que la cinta ya pedía basta de tantas veces que lo rebobinábamos y lo volvíamos a poner. Además sin entender mucho, al punto que al 360 flip le decíamos “la helicóptero” y la pasábamos cuadro por cuadro cada vez que Kalis o Jamie hacían uno para entender qué era lo que pasaba en ese instante mágico. Claramente todas estas pruebas ya las habíamos visto en los videos que dije antes, pero la verdad que la mística y el combo de locuras y que nos ofreció el Heavy Metal en ese momento, fue muy fuerte y nos hizo ver muchas cosas de otra manera.
Realmente la parte que más me marcó a futuro, fue la de Kalis. Ya desde la intro, con ese nenito que le amaga el saludo y lo hace estallar de risa, clásico. Caquis, Sal Barbier’s 23, 360 flips, rutinas hermosas, Let’s get it on, y un estilo que hoy día me encantaría poder imitar. Un Kalis puro, casi niño, fluyendo como solo él lo sabe hacer. Con una canción hermosa acompañando y una cerradora que aún tengo grabada en la retina (no imaginen una escalera gigante o una baranda interminable), un 360 flip a contraluz en el atardecer, cuasi despidiéndose luego. En la imagen adjunta al pie del post, él mismo cuenta cómo fueron esos años de su vida. Y más abajo, en un esfuerzo de producción sin precedentes (JA!), los que no saben inglés van a encontrar la traducción al castellano hecha por su servidor.

Uno de mis skaters favoritos, una de las razones por las que las Sal Barbier son unas de mis zapas favoritas y definitivamente la razón principal por la que aprendí y amo el 360 flip. Aunque nunca llegue a hacerlos como Kalis.

Dedicado a Guillekalis, para los que entiendan.

 

Josh Kalis & Toy MachineJ. Kalis - Toy Machine Ad

JOSH KALIS & TOY MACHINE

Comienzo:

Julio ’94 “Ese exacto momento fue un punto de quiebre en mi vida entera. No te das una idea. Venía de 6 meses de idas y vueltas. Los pibes con los que me juntaba en Dallas se estaban metiendo en cosas jodidas. Ya había caído un par de veces a un correccional de menores, y mi viejo pensaba que ya era un delincuente. Entonces contrató un estilo de “cazador de recompensas” para que me siguiera. La siguiente vez que fui preso por alguna razón de la noche, me sacó de la cárcel esa misma noche y me llevó a un lugar de detención en el que me dejó 3 meses adentro. Después me transfirieron a otro lugar parecido por otros 3 meses. Fue una locura. Era peor que la cárcel misma. Me inyectaban tipo torazina (un antipsicótico) todos los días para que no me vuelva loco. Fue fuerte. Todo ese tiempo pensé que el estado de Texas me mantenía cautivo. En realidad, era mi propio padre que me había metido ahí para intentar enderezarme.”
“Cuando salí de la cárcel, no tenía planes en materia de skate. Antes de eso, había corrido para H-Street un tiempo. Pero, obviamente, el skate no era mi prioridad en ese momento. Una semana después de salir, estaba en Dallas y me enteré que Jamie Thomas iría de visita. Lo había conocido anteriormente en Philly (Philadelphia), así que nos encontramos y patinamos un fin de semana. Algo dentro mío ocurrió, hice un click. Creo que grabamos 3 minutos de buen material durante ese fin de semana. Antes de irse, Jamie me dijo, “Mirá, yo estoy corriendo para Invisible, y te quiero meter ahí. Quiero hacer lo que yo quiera”. Así fué que me apadrinó, fui su protegido por algún tiempo”.
“Menos de un mes después de eso, me mandaron a un tour de Invisible y ahí mismo me enteré que Jamie había renunciado. Me llamó durante el tour y me dijo “Estoy en Toy Machine ahora, deberías venirte a California”. Vendí todo lo que tenía para comprarme el pasaje de avión y me fui a San Diego. Llegué ahí y todo era un mundo nuevo para mí. Estaba demasiado acostumbrado al inframundo. Jamie Thomas tenía una camioneta, un lugar para vivir y todas sus cosas. Me enseñó que realmente el skate me podía llevar a a algún lado. Algo que yo pensaba imposible que se hiciera realidad. Ni bien me mudé Jamie me metió en Toy Machine.”

Final:

Febrero ’96 “Había momentos en los que me volvía un poco loco. Templeton es un tipo muy raro. La mayoría de las cosas que hacía o decía-yo no las entendía, no las veía. Era todo muy raro para mí. Por esa época, me mudé de San Diego a San Francisco. Una vez que estuve ahí, me sentí bien de nuevo, estaba en la mía. Me sentí de nuevo en casa. Podía concentrarme en andar de la forma que quisiera y al mismo tiempo tener tiempo libre para hacer otras cosas.
Empecé a andar mucho con Drake Jones, todos los días. Toy Machine estaba bien hasta cierto punto. Las tablas gratis estaban pagando el alquiler, y seguía hablando por teléfono con Jamie de pruebas y cosas. Pero aparte de él, no me llevaba mucho con el resto de la banda. Empecé a pasar cada vez más tiempo con la gente de Real, iba mucho al depósito de Real. Finalmente, Drake me convenció que corra para Real. Fui al tradeshow (convención de marcas) convencido, “Bueno, voy a renunciar a Toy Machine y correr para Real”. En un momento, cuando vivía en San Diego, iba mucho a Alien (Workshop) y Rob Dyrdek y la gente de ahí me jodían diciendome “Che, se anda diciendo que vas a correr para Alien Workshop”. En ese momento, era joda de ellos. Entonces ahí estaba, en el tradeshow, firme en la idea de correr para Real, iba caminando desde el puesto de Real al de Toy Machine y me crucé a Rob Dyrdek. Me dice “Que hacés?” De la nada una chispa iluminó mi cerebro. Le digo “Voy a renunciar a Toy Machine”. Y me dice “Que onda con Alien?”, le digo “Dale de una, estoy adentro”. No pude pensar en otra cosa que no sea Alien a partir de ahí. Mi otro amigo, Lennie Kirk, recién había entrado también. Rob encara directo a Chris Carter y me hacen un cheque ahí mismo en el puesto del tradeshow. Voy al puesto de Toy Machine y bueno, “Lo siento muchachos, me voy. Estoy corriendo para Alien”. Voy hasta donde estaba la gente de Real y les informo lo mismo. Perdí a Jamie como amigo durante casi un año. Me odió. Ahora está todo bien. Pero lo de Alien, creo que era lo que tenía que pasar.”